Madonna en Montenegro, lo que faltaba.

14 09 2008

Si no has ido ya a la costa de Montenegro, ahórrate el viaje porque ya llegas tarde. Incluso diría que desde hace un par de años ya todo el mundo llegaba tarde. Yo mismo llegue tarde este año y me dio mucha pena, porque la llegada fue alucinante, un descenso de 1700 metros de desnivel, por una carretera estrechísima y ultrarevirada, con una longitud de 50 km, de los que unos 30 transcurrían junto al mar con una vista vertical sober el Fiordo de Kotor, ofreciendo un espectáculo como no había visto en mi vida.

Fiordo de Kotor

Pero ahí se queda todo, porque el resto de la costa se está echando a perder, ya nos contaron que se la habían comprado los rusos y eso significa que van a invertir hasta convertir una costa maravillosa en un estercolero turístico. Parece que la experiencia española no les ha servido de nada. El horror se concentra sobre todo alrededor de Budva, un pequeño Dubrobnik, “así lo presentan”, que para mi es como cuando un vendedor de pisos te dice “tipo loft” o “muy coqueto” para intentar venderte un estudio cutre o un piso hortera a más no poder. En definitiva, que Budva es un pueblo de piedra mono, pero sin más cuya zona histórica está trufada (esto se lo leí el viernes a CGC- Carlos García Calvo of course- en su columna del Mundo) de tiendas de subvenir sin interés alguno.

Budva, chiringuitos

En el exterior del casco antiguo, hay una enorme playa, supertrufada de gente más bien macarruza y sin interés que no dejan un sólo cm2 de arena sin ocupar. Está resguardada por un paseo con bares que prometen noches inolvidables e interminables, bares que prometen dejar una marca indeleble en tu retina y en tu cerebro, debido a su imposible decoración y en tus oídos gracias a los ilimitados watios de sonido que saldrán por sus enormes altavoces. Barcos piratas, decoraciones setenteras, en fin no se me ocurre otro calificativo que ¡espeluznante! Pero todavía queda lo peor, detrás del paseo y un parque que bueno, tendría remedio, viene lo irremediable, un barrio de apartamentos baratos donde a primera vista se saborea el caos urbanístico que se avecina. Sin sitos para aparcar los coches se agolpan unos sobre otros en calles estrechas y saturadas con edificios baratos y de mala calidad. Cielos esto me suena. Y la impresión que tiene uno es que esto no va a parar de crecer.

Disk Kotor

En este panorama y para hacerse promoción, los empresarios rusos del turismo han puesto el talegamen encima de la mesa y han contratado a la Reina del Playback, Madonna para actuar en Budva, cosa que no consiguió una gran promotora de Conciertos para Madrid, pese a sacaron nota de prensa anunciándolo. Pero no conformes con eso, leo en El Mundo que le quieren regalar una mansión valorada en varios millones de euros, cuando Madonna vea Budva me imagino que saldrá derrapando, como ya hemos hecho otro antes. No me veo a la reina del pop entre tanto glamour de mercadillo.

Perast en el Fiordo de Kotor

Pero no todo está perdido, queda el fiordo de Kotor, tan imponente que no podrán cargárselo entero por mucho que lo intenten y escondidas dentro de él, la ciduad amurallada que da nombre al fiordo y que ya está empezando a morir, convertida en una terraza-discoteca de verano, dentro de la cual es imposible dormir y Perast el único pueblo que se mantiene virgen y así seguirá, ya que no dejan construir. La única posibilidad de disfrutar de esta maravilla es comprarse uno de los palacios del SXVII y XVIII – en los que Perast vivió su máximo esplendor- y restaurarlo, pero tal y como nos contaron, gracias una vez más a los que manejan el pastizal- rusos y británicos- ya han empezado a tomar posiciones y los precios se van disparando. Si no fuera por Perast, mi recomendación es pasa de la costa de Montenegro, el país tiene otros grandes atractivos por los que merece la pena ser visitado, pero esos quedan para otro día.

Más fotos de Montenegro aquí.

Advertisements

Actions

Information

3 responses

15 09 2008
MM

Estas antirecomendaciones son valiosísimas; un viaje ke me voy a ahorrar en la vida, oiga.

15 09 2008
inthesity

Que no, hombe que no, que esta es la parte ful, pero el viaje ha sido largo y ha tenido sus momentos marvillosos y enriquecedores, muy enriquecedores. Ahorrarse lo que hay que ahorrarse sólo la parte Jumbo Center de Montenegro, lo malo es que va en aumento…

10 04 2010
Montse

La verdad es que yo pienso lo mismo acerca de Budva. Es la marbella española hecha un caos Es increible la presión urbanística de Montenegro y eso que es uno de los países más pobres del continente. Pero por otro lado también tienes razón cuando dices que el agobio de Budva contrasta con la belleza de los parajes naturales conservados sin explotar. El problema no es montenegro, el problema somos nosotros que no sabemos utilizar con mesura los recursos naturales. UN SALUDO