Tokio, mercado de pescado

28 08 2009

O Tsukiji Market como se llama realmente y no es sólo de pescado, aquí también se venden verduras, frutas, carne y flores, pero es conocido sobre todo por ser la mayor lonja de pescado del mundo.

conduciendo el motocarro

Aquí se desarrolla la última y según me cuentan aburridísima película de Coixet “Mapa de los Sonidos de Tokio“, y como acabo de venir de allí, acabo de hacer un álbum en flickr y soy un aprovechategui de pelotas, me apunto al carro Coixet y me hago el moderno y por supuesto el gafapasta. Además Coixet ya apareció el primer post de este blog, allá por enero de 2006 y por eso le tenemos cierto cariño, a ella y sólo a ella.

bombillas

La película,  de la que una amiga que la vio ayer en un preestreno me comentó que se ve crecer la hierba, es una historia de amor y violencia entre una pescatera del Tsukiji y el siempre intenso Sergi López. Es todo lo que se de ella, eso y que el finde pasado salió promocionada en todos los suplementos del mundo con un reportaje fotográfico del superestupendo Outomuro (las mismas fotos en todos los suplementos), no esperéis ni una centésima de calidad del mío, claro.

Entre sombras

Lo que si puedo contar un poquito es como es el mercado, tiene sus orígenes en el SXVI (época Edo) y lo más moderno que se ve por aquí son la sierras de cortar el pescado congelado y esos vehículos a motor con forma de bombona de butano, que te rebasan por la izquierda o por la derecha dándote unos sustos de muerte. Todo lo demás parece anclado en el pasado, la máquina de hielo, los carros, de tracción humana, en los que se transporta el pescado y la herramienta que se usa para ver la calidad del pescado: pincho de hierro y linterna. Con el pincho se levanta una lasca de piel del atún previamente cortada y con la linterna se ilumina la carne para su examen.

cajas y artes marciales II

Aquí uno se puede pasar horas viendo a los compradores-vendedores manejando el género, que incluye peces que no has visto en mi vida y cuyos nombres ignoro, como conchas parecidas a los mejillones pero de 30 veces su tamaño, caracolas como balones de rugby, calamares rojos o anguilas vivas.

carro en movimiento

Se viene a verlo de amanecida, pero como ya no dejan entrar a los turistas a la subasta del atún -momento estrella del día, que acontece hacia las 5,30 a.m.- entre otras cosas porque la gente tendía a tocar el pescado y eso es un sacrilegio, ya no es necesario madrugar tanto y se puede llegar a eso de las 7, ya de día y con todo el pescado vendido, pero con la actividad en su punto culminante. Los carros y la bombonas van de lado a lado a toda velocidad por cualquier pasillo. Estés donde estés, si no tienes cuidado, primero molestas y segundo puedes morir arrollado por algún vehículo (bicis y motos se suman a los ya referidos).

atún sin cola

El Tsukiji Market, es como todo Tokio, un lugar de rabiosa actividad. Una actividad que se contagia, que te activa, lo que no llego a comprender es porqué cinematográficamente atraen a lo más lánguido del panorama, véase Coppola y Coixet. De Mapa de los Sonidos de Tokio seguramente pasaré, pero Lost in Translation la intenté y me salió el tiro por la almohada, vamos que a los 20 minutos de película ya estaba dormido. En cualquier caso y como ya he dicho me apunto a la actualidad cinematográfica, para hacerme el moderno, el gafapasta y publicar algo en este bloc que tan abandonado tenía desde hace meses.

Recogiendo el hielo

Se me olvidaba que para ir al mercado me puse la camiseta negra con el pez de tres ojos de los Sipmson en color verde fluor de Mirada d Vaca y a muchos les hizo bastante gracia.

bici del pescado

Para ver los mejillones, las caracolas, los calamares al de hielo, al policia que dirigía el tráfico como si hiciera ballet, al vendedor posando con una anguila en cada mano, al de la moto, etc…tienes que ver  Todo el álbum.





Basilea Street Art

5 02 2009

Suiza es ese país tan limpio y ordenado que parece que estás viviendo en un anuncio de la Presley, así que el street art es una cosa marginal y residual, ya lo vimos en la entrada que le dediqué a Zurich.

IMG_9100.JPG

La cosa cambia un poco en Basilea, donde de vez en cuando se ve alguna basurilla por la calle, una lata, un papel, que no digo yo que las ciudades tengan que esta sucias, no, que se me echarán encima las hienas anti-graffiti y no me apetece nada, pero por lo menos tienen que parecer habitadas y no el salón de la Presley Read the rest of this entry »





Zurich Street Art

16 01 2009

Zurich es una ciudad centroeropea y para más inri suiza, pero suiza hasta la médula, eso quiere decir que aunque el cielo esté “gris depresión” la mayor parte del invierno sus calles estarán limpias y ordenadas independientemente de la temporada o del color del cielo. Así que sólo aparecerán algunas muestras de street art donde tienen que estar, en pocos sitios y cuidadosamente escogidos. Casi nunca en el centro y si en el nuevo barrio industrial -también llamado Zurich West- en proceso de reciclaje a residencial, donde están los lofts, los artistas y los bares modernos, eso sí todo muy “pijo-disain”.

Rote Fabrik Zurich

Y como yo no viajo a ningún lado sin traer mi pequeña muestra de Street Art, a no ser que en el lugar de destino no haya nada de nada, esta vez he traído una realmente pequeña, Read the rest of this entry »





Qué hemos hecho para merecer esto

10 11 2008

Esta mañana como cualquier otro domingo compro El País, ese periódico hecho por profesionales, ese periódico hecho por la élite del periodismo ¿mundial? Ese periódico que sistemáticamente se mete con los blogueros y se tira el rollo de cuanta mierda hay por Internet, hay acabar con esa chusma. Así que lo que espero, como cualquier otro día, que lo compro sea resultado de una edición impecable, tanto de textos como gráfica, sobre todo en el Semanal, que para eso es un “magazin” a todo color.

Abro el susudicho “magazin” y me encuentro un interesantísimo artículo sobre Coney Island, mi rincón favorito de mi ciudad favorita ¡Estupendo!, noticias frescas, que desde que anunciaron su cierre ya ha llovido. Y cuando me fijo un poco más digo ¿Qué le ha pasado a esta foto que está tan pixelada? ¿Y a esta otra? ¿Y a todas la demás? Todas sin remisión están mal y son de baja, bueno ínfima calidad, pero especialmente una panorámica tomada desde el mar, que da vergüenza. ¿Porqué no llevan créditos? ¿Las habrán robado en Flickr? ¿Se les habrá pasado y han ido a imprenta con las fotos en baja? No, nada de eso, al final del artículo pone que las fotos son del documental sobre el que versa el artículo, vamos que las han sacado las fotos directamente de la televisión o de la pantalla del cine, y hombre eso yo lo hago como diversión, pero por dios, que ustedes son profesionales de prestigio y los lectores tampoco somos tan tontos, que se nota un huevo.

Si tanto se le llena a este medio la boca con la cantidad de beneficios que genera, con la cantidad de profesionales de alto nivel que emplea, con la cantidad de lectores que tiene, porqué es capaz de pegarse una “traperada” como esta. Que poco respeto y aprecio con los que apoquinamos su periódico en el quiosco.

En fin, que si la productora del documental no tenía fotos promocionales- cosa que dudo cuando el documental se proyectó en la Mostra de Venecia- con comprar unas pocas del mismo estilo valía. En el buscador de flickr pones Coney Island y salen a cientos y con una calidad…., yo mismo para ilustrar esta entrada he usado una del Flickr de Mi Hose Hey y si quieren ver la diferenecia de calidad pinchen aquí.





Tombuctú la ciudad de los 333 santos, o el fin del mundo

1 10 2008

Porque como todo el mundo dice más allá de Tombuctú no hay nada, está rodeada de arena por todas partes, aquí tienes que venir porque no está de camino a ningún sitio. Y pese a que la recuerdo bien voy a copiar párrafos de mi diario de viaje, cuando entienda lo que pone claro, cuando no pondré unos guiones o unos ?¿.

Todo esto viene al caso porque este finde en Orcasitas la comunidad Maliense-Madrileña celebra el día de Mali con diversos actos y yo contribuyo a que se conozca un poco más el país.

Paseando por Tombuctú

“..el día comienza calentito y se va a poner más calentito todavía. Viene el guía que nos va a acompañar por Tombuctú, Mohamed (un nombre bastante común aquí), salimos caretos (creo que debería de poner con caretos), vamos hacia la mosqué, es viernes Read the rest of this entry »





Madonna en Montenegro, lo que faltaba.

14 09 2008

Si no has ido ya a la costa de Montenegro, ahórrate el viaje porque ya llegas tarde. Incluso diría que desde hace un par de años ya todo el mundo llegaba tarde. Yo mismo llegue tarde este año y me dio mucha pena, porque la llegada fue alucinante, un descenso de 1700 metros de desnivel, por una carretera estrechísima y ultrarevirada, con una longitud de 50 km, de los que unos 30 transcurrían junto al mar con una vista vertical sober el Fiordo de Kotor, ofreciendo un espectáculo como no había visto en mi vida.

Fiordo de Kotor

Pero ahí se queda todo, porque el resto de la costa se está echando a perder, ya nos contaron que se la habían comprado los rusos y eso significa que van a invertir Read the rest of this entry »





Cruzando Fronteras

10 09 2008

Esta es la historia de dos capullos que un día de este verano intentaron y de hecho cruzaron la frontera del fin del mundo, una entre Bosnia y Montenegro, tal y como lo recogí yo en mi diario de viaje:

…la carretera va empeorando, cuando llegamos a la frontera es ya cutre. La barrera está bajada pero allí no hay nadie, tenemos que pitar para que los guardias salgan de la garita. Les damos el pasaporte y a esperar. Al final el tío se queda 15 minutos con los pasaportes, no sabemos que están haciendo. De repente mi HoseHey, que diría la más grande, dice: -Se notará el cambio de país en la carretera o serán panyugoslavas (refiriendose a cuando Bosnia y Montengro eran un sólo país y se supone que un mismo nivel de infraestructuras más o menos). Una frasecita que pasará a la historia.

destroyed

Al final nos dan los pasaportes y levantan la barrera, 25 metros más allá está la frontera montenegrina. En esos 25 metros la carretera ya ha cambiado, pero a peor, más estrecha si cabe y más cutre el piso. Los guardias de la frontera deben de pensar que nos hemos perdido Read the rest of this entry »