Qué hemos hecho para merecer esto

10 11 2008

Esta mañana como cualquier otro domingo compro El País, ese periódico hecho por profesionales, ese periódico hecho por la élite del periodismo ¿mundial? Ese periódico que sistemáticamente se mete con los blogueros y se tira el rollo de cuanta mierda hay por Internet, hay acabar con esa chusma. Así que lo que espero, como cualquier otro día, que lo compro sea resultado de una edición impecable, tanto de textos como gráfica, sobre todo en el Semanal, que para eso es un “magazin” a todo color.

Abro el susudicho “magazin” y me encuentro un interesantísimo artículo sobre Coney Island, mi rincón favorito de mi ciudad favorita ¡Estupendo!, noticias frescas, que desde que anunciaron su cierre ya ha llovido. Y cuando me fijo un poco más digo ¿Qué le ha pasado a esta foto que está tan pixelada? ¿Y a esta otra? ¿Y a todas la demás? Todas sin remisión están mal y son de baja, bueno ínfima calidad, pero especialmente una panorámica tomada desde el mar, que da vergüenza. ¿Porqué no llevan créditos? ¿Las habrán robado en Flickr? ¿Se les habrá pasado y han ido a imprenta con las fotos en baja? No, nada de eso, al final del artículo pone que las fotos son del documental sobre el que versa el artículo, vamos que las han sacado las fotos directamente de la televisión o de la pantalla del cine, y hombre eso yo lo hago como diversión, pero por dios, que ustedes son profesionales de prestigio y los lectores tampoco somos tan tontos, que se nota un huevo.

Si tanto se le llena a este medio la boca con la cantidad de beneficios que genera, con la cantidad de profesionales de alto nivel que emplea, con la cantidad de lectores que tiene, porqué es capaz de pegarse una “traperada” como esta. Que poco respeto y aprecio con los que apoquinamos su periódico en el quiosco.

En fin, que si la productora del documental no tenía fotos promocionales- cosa que dudo cuando el documental se proyectó en la Mostra de Venecia- con comprar unas pocas del mismo estilo valía. En el buscador de flickr pones Coney Island y salen a cientos y con una calidad…., yo mismo para ilustrar esta entrada he usado una del Flickr de Mi Hose Hey y si quieren ver la diferenecia de calidad pinchen aquí.

Advertisements




ME CENSURAN

11 07 2008

¿Porqué no publican mis comentarios en El País? no lo sé, pero antes me publicaban todos y ahora no me publican ninguno. Eso sí de la memeces que digan los demás a tutti plen, sobre todo si te llamas Belén, Belén y eres Consejera Delegada- los del rotativo haciendo gala de un espíritu de exhaltación de igualdad envidiable pusieron Consejero Delegado, me imagino que en su libro de estilo siguen pensando que el masculino es más apropiado para desiganar puestos que “debería de estar ocupando un hombre”- de una empresa puntera -se te suponen varios masters y claro te puedes permitir decir más tonterias Edans.

Las declaraciones de la señora, las copypego del País “Aconsejó a los que dispongan ahora de un iPhone liberado que “se lo regalen a sus hijos”, y se apunten a Movistar para conseguir el nuevo modelo. Asimismo indicó que el iPhone no se podrá comprar online sino sólo en 1.500 tiendas de Movistar, cuya lista se puede ver en la web de Telefónica. La directivo también enfatizó que es mejor activar el iPhone en la misma tienda que hacerlo por Internet, porque es la única garantía de que el terminal funcione bien y sea compatible con todos los programas”.

Puesto que no tengo hijos que hago ¿Se lo doy a la parroquia? ¿Me aconseja esta señora que tire mi Iphone y me compre uno nuevo? ¿Quiere esto decir que la anterior versión del Iphone es una mierda? Si yo fuera el baranda de todo esto en Apple le tiraría de las orejas, por ello, sin perder de vista la segunda frase, la de no activen por Internet que la cosa puede ir mal, la frasecita tampoco tiene desperdicio. A estas alturas de la vida y en una empresa tecnológica que va de más puntera del mundo mundial, que se ha juntado con Apple, que también es lo más de lo más de la tecnología. Ahí, “la directivo” Belén Belén- en este caso muy bien puesto el masculino, más que nada para que no la confunadan con un norma legal de ámbito europeo-. Por cierto, yo tengo un Iphone liberado y me va de maravilla y por supesto que lo activé por internééééééééé.

Os dejo con el comentario censurado, ya que El País no está por la libertad de expresión con sus comentarios moderados gasto espacio en este mi bloc para decirle a Belén Belén lo que pienso: “Yo que ya tengo un Iphone y no tengo hijos, le recomendaría a la CONSEJERA DELEGADA de Telefónica que se ponga a trabajar de cajera en el DIA. No te jode. También le diría que se haga una comparación y ya verá que las diferencias entre una y otra versión del aparato no son para tanto, a no ser que quieras pegar la tarde en x-tube, donde la velocidad se notaría más. Lo que pasa es que pica llegar un año y pico tarde cuando la gente ya se los ha comprado en USA, con el dolar por los suelos”. Y añado, le pica eso y qeu con las tarifas que ha metido en época de crisis corre el riesgo de no comerse una paraguaya.

Cerramos con una llamada desesperada a Bibi, ministra maja para un día que tengas poco curro dales un toque a los del periódico progresista para que modernicen su libro de estilo.





El País otra vez y van….

26 05 2008

Bajo el título de Hierven los Blogs –podéis leerlo es muy cortito- una vez más una vez un columnista de El País aprovecha para despacharse a gusto y poner a caldo a los blogueros y aprovecha para reivindicar como siempre la labor de los profesionales. Como ya ha hecho en otras ocasiones y casi siempre desata en mi la misma reacción, así que ahí vamos:

1.-La columna habla de la impunidad de los blogueros. Muchos periodistas firman bajo pseudónimo, el crítico más famoso del suplemento Metrópoli del Mundo lo hace, en ese caso ¿no están amparados por al misma impunidad? O la impunidad del profesional es diferente a la del resto, no sé digo.

2.- Habla de “vergonzosas faltas de ortografía”, que yo sepa Hasier se escribe con una sola s y no es que responda a regla ortográfica alguna, no, me he documentado Read the rest of this entry »