Al Matadero, pero a ver modelos

18 09 2008

Siempre mola que te inviten a un desfile, porque piensas que no sólo vas a ver unos precisos modelos que se pasean recubriendo a preciosas modelos, aunque lo que en realidad te gustaría es ver a preciosos modelos, sin modelos que los recubran. Además piensas que te van a dar unos de esos benjamines de Moet Chandon, que ahora se beben en plan chic, a morro pero con un diseñado embudo cuya finalidad es que parezca que te lo estás tomando en copa. Aunque todo eso no pase jamás, lo normal es que vayas, veas el desfile y te pires para tu casa inmediatamente, porque aunque consigas pasar a la designers room el petardeo y el peloteo es de tal calibre que te parece que estás en una nave espacial y el chandon es sólo para los elegidos, hay mucho clasimso aquí.

A sabiendas nos fuimos el lunes a la presentación de la colección de Ion Fiz, que para eso invitan y además era en el Matadero, a tiro de vespa de nuestra casa. A sabiendas también fuimos cenados, que a esas horas de la noche (las 10) yo ya empiezo a perder masa corporal, máxime cuando el diseñador se hace de rogar, empieza el show 23 minutos tarde y te los tienes que esperar de pie. Los asientos reservados eran para las celebrities de primera fila, como por ejemplo el ubiquo Johan, conocido por su programa en la MTV, algunos- esta vez pocos- estrafalrios/as que te amenizan la espera. El kit asiento, para los que pillaron consistía en una caja monísma con una manzana, lo justo para mantenerte en por encima del binomio peso-masa.

Esperando a Ion Fiz

El desfile, que no sabemos si era Fashion Week o era por libre aprovechando el tirón -las informaciones al respecto eran muy confusas- no fue gran cosa. Ni el sitio donde se celebró, un amago de pasarela moderna con pichiglas retroiluminado, no ayudó mucho; el hecho de estar de píe en segunda fila, detrás de cinco filas de sillas, vamos en séptima fila y sólo ver a la modelos de cintura para abajo tampoco; y de la música ni hablamos, no me gustó ni a mi, ni al de al lado. La ropa -como siempre no hablaré de volúmenes, ni cortes, ni tejidos- me pareció que era como para pijas del barrio de Salamanca que tiene el día sofisticado, ni muy original, ni muy atrevida y por supuesto todo menos divertida. ¿Y los zapatos? No los ví, gracias.

Desfile de Ion Fiz en el Matadero

De todas formas, que nos sigan invitando que seguiremos yendo, porsiaca no sea que nos perdamos algo grande. Más fotos donde siempre


Actions

Information

5 responses

19 09 2008
lifeonmars

Pues yo hoy me he visto los de los biquinis y bañadores… Y bueno, también eché en falta algún tipo tanga de esos que llevan los mozos con buenos músculos, pero no ha estado nada mal.
Nos hemos divertido, y los cócteles de vodka y fresas y frambuesas eran deliciosos.
Muchas gracias, chicos.

19 09 2008
Mentolín

a mi, lo que más pena me da, es que a la de al lado no le gustara la música. ¿te has parado a pensar que tal vez no llevaran zapatos?

19 09 2008
gloinred

lo del primo johan es un don. nadie se desdoblega como él.

19 09 2008
inthesity

PUes también tiene cuyons que para un día que regalamos las entradas haiga cokteles.

10 03 2009
El Matadero de Madrid, promete. « INTHESITY

[…] pero que se ha prorrogado, nadie dice hasta cuando. Aquí vimos en su día, hace ya meses un desfile de Ion Fiz. Otra sala, abierto por obras, dedicada a exposiciones temporales, actualmente a oscuras, acoge un […]