In Memoriam. Iñaki Ochoa de Olza

23 05 2008

Es la segunda vez que escribo una entrada con este título, la primera fue para el Blues Man Africano que nos recibió en su casa un par de años antes de morir, pero es que hoy al llegar al trabajo y ver la portada del Diario de Navarra -acudo a el cuando sé que algo importante está ocurriendo en mi pueblo- se me ha escapado una lagrimita.

A Iñaki Ochoa de Olza no lo conocí en persona, pero como si lo conociera. El tópico de que en Pamplona nos conocemos todos no es tan tópico. Teníamos edades parecidas, conocí bastante a uno de sus hermanos, a sus vecinos y por supuesto he seguido muchas de sus ascensiones por la TV y el periódico. Me alegraba cuando hacía cima y pensaba ¡vaya, que putada! cuando se quedaba a pocos metros, pero esta vez ha sido diferente. Desde el martes he seguido a través del Diario- patrocinador de sus expediciones- todo lo que estaba pasando. Ha sido angustioso, pero en todo momento pensaba que esta iba a ser una de esas historias trágicas con final feliz, sobre todo cuando ayer empezaron a tratarle y parecía que su estado mejoraba. Un ataque que te deja inconsciente a más de 7.400 metros de altitud es mortal, pero en este caso se han conjurado todos los astros en su contra y el mal tiempo ha impedido aterrizar a los helicópteros con los compañeros que venían ayudarle. No quiero ni pensar lo que ha tenido que ser pasar tres días completos con un amigo que se te muere entre las manos, sin poder hacer nada y dentro de una tienda de altura de 3 metros cuadrados.

Aunque no ejerzo mucho, soy aficionado a la montaña, en mi juventud leía libros con las aventuras de los hermanos Mesner, uno de ellos se dejó la vida en el Nanga Parbat, o las de Rabadá y Navarro en el Eiger y mi padre me traía las postales que les enviaba Xabier Garayoa a la oficina cuando salía de expedición, guardo la del Dhaulagiri y la del Everst como oro en paño.

Tengo que decir que en el Diario de Navarra la cobertura ha sido alucinante y que en su web han puesto unas fotos preciosas, que me emocionan cada vez que entro y he entrado muchas, especialmente hoy y que el telediario de TVE- el que yo veo- sólo lo ha mencionado de pasada como noticia de cierre de su sección deportiva, hasta hoy, que ya se han extendido un poco más y eso que era colaborador de Al Filo de lo Imposible.

Siempre en estos casos hay quien critica la actitud de estos montañeros: “no lo entiendo, que buscan, para que tanto sufrir”. Yo si lo entiendo, ellos lo tienen clarísimo, es su decisión, hacen lo que quieren, conocen los riegos, los asumen y prefieren, al menos Iñaki así lo dijo en multitud de ocasiones, quedarse en la montaña para siempre antes que llevar una vida “normal” como la nuestra. Se ha quedado en el Annapurna, lo recordaremos sonriente, hasta siempre chaval.

Su última crónica desde el Annapurna

Las fotos las he robado del Diario de Navara, espero que no les importe.

Advertisements

Actions

Information

2 responses

25 05 2008
lifeonmars

Descanse en paz.

Me ha encantado la reacción de su familia, que he leído en la prensa: Han decidido dejar el cuerpo en la montaña que se lo ha tragado para no poner en peligro más vidas humanas.
¡Toma ya! ¡¡Vaya ejemplo!!
Toda mi admiración y cariño para ellos…

26 05 2008
Sansoncita

Yo lo leí en el periodico en la Burgati y me dio mucha pena. Se le veía un tío bien majo y sus logros a veces parecían nuestros. La familia tiene que estar más que acostumbrada a pasar sustos y estar preocupados, es vez, sin esperenza, le despiden desde la lejanía. A mi me parece genial, yo siempre lo he dicho, si muero en algún sitio lejano dejarme ahí, ese era mi destino final y punto….
Desde aqui nos unimos al dolor de la familia, amigos, montañeros y gente de disfrutó de su compañía.