El restaurante de Pin y Pon

3 09 2007

pinyponCuando vas a cenar a un restaurante donde todas las puertas son corredera por algo será ¿no? Evidentemente por falta de espacio. Entras a las 22,30 por una puerta corredera, la de la calle también lo es, todas las mesas menos una de dos están ocupadas, y todos los clientes-pobladores de todas las mesas, de un total de cinco se dan la vuelta y te miran. Tu te sitúas en mitad del restaurante, no hay otro sitio, a la espera de que venga el maitre. Nos podíamos haber sentado, era evidente cual era nuestra mesa, pero preferimos mantenernos en el ruedo y que nos miren. El restaurante es realmente pequeño, no hay mesas escondidas, desde cualquier parte dominas todo el comedor, estamos 16. pero haciendo una cuenta fácil se ve que el número de comensales, a full de capacidad es de 20, pero eso es en días de suerte.

El maitre muy simpático nos explica, no sin antes interesarnos por el tema, que EDULIS, nombre del restaurante- que así a pelo suena un poco cursi-, significa comestible y adjetiva a alimentos que pueden no serlo por ejemplo los boletus edulis, vamos que los deglutes y no te envenenas, lo que no sabemos es si los bonguis son o no edulis, yo soy partidario del sí, flipas, pero te los comes ¿no?

A la hora de pedir tienen raciones y medias raciones, por si no tienes hambre o no quieres gastar. Muy buena pinta tenía el Risoto con Carabineros, pero habíamos comido arroz, muy buena pinta la Flor de Calabaza en tempura rellena de queso, pero no había, agosto que se deja notar en los proveedores. Así que elegimos Lasaña de Txangurro y Steak Tartar de primero y Ventresca y Secreto de ibérico de segundo, todo ello regado con un tinto de Mallorca, que también nos falló, así que tenemos que conformarnos con un Martúe, en su punto, un vino excelente, lo pruebo, asiento y el maitre me pregunta si está a la temperatura adecuada, por supuesto lo está.

Imagen-1

Salen los platos, la Lasaña de Txangurro buenísima, pero le supera de lejos es Steak Tartar. La comida llegó a su cumbre con la Ventresca, fresquisisísima y sabrosísima, acompañada de dos patatitas con mojo verde y rojo. El Secreto en su punto también, crugiente por fuera y casi crudo por dentro y de postre una tarta de manzana, normal a la vista y exquisita al gusto. Que más se puede pedir, que saquen los platos uno a uno, que para eso son para compartir, hecho, que te los saquen ya repartidos en dos platos, un puntazo, ¿Que sea barato? Pues no, eso no, el precio medio es entre 40€ si te contienes y 50€ si te sueltas, pero los pagas agusto, porque la comida y el servicio lo valen, sobre todo si es una ocasión especial.

Discutimos sobre cuanta gente trabajaba allí y efectivamente son dos, Pin el maitre y Pon el cocinero, que además tiene una ayudante, queda claro porque aqui no hay donde esconderse y al levantarme al baño, que está tras dos puertas correderas, se ve la cocina de Pin y Pon vacía.

EDULIS

Trueba y Fernandez 16
91 220 75 19
logoMetro.gif Colombia- Concha Espina
Por supuesto que es imprescindible reserva

P.D. En la crítica del Metrópoli le dan un aprobado en servicio, a mi me pareció sobresaliente.


Actions

Information

8 responses

4 09 2007
Sade

Jo Inthe! Tan pronto y se me ha echo la boca agua con tu crítica culinaria. Pues nada, será cuestión de pasarse.

4 09 2007
Cool Boy

Pequeño pero bueno y entretenido, por lo que cuentas. Sé de una amiga a quien le encantaría este restaurante, para observar todos los demás, jaja!

Y sí, son baúles lo que he de preparar! jaja!

4 09 2007
September Blogs « A Dialogue With K

[…] Inthesity talks about Restaurants. Since I can’t read Spanish, Babel Fish came to rescue but I don’t trust this translation. You enter 22.30 by a sliding door, the one of the street also is it, all the tables except one of two are occupied, and all the client-settlers of all the tables, of a total of five occur the return and they watch to you. […]

28 09 2007
eldoctorhache

Anoche estuvimos, y confirmamos de principio a fin el buen juicio que os mereció. Ambiente relajado, iluminación perfecta… y un detalle que echas cada vez más de menos en restaurantes de muchas más pretensiones: unos ganchitos en las paredes para colgar la ropa. El servicio, fantástico, puntual sin meter prisa: todo llega a la mesa en su punto. Pedimos 2 medias raciones como entrantes (las flores de calabacín, estupendas, y la ensalada de queso de cabra con vinagreta de frutos rojos, muy lograda). De segundo, la lasaña de changurro (¡con ralladura de coco en la salsa, realmente acertada) y mi adorado steak tartare con mostaza di pimienta verde y sus originales tiras de parata frita servidas en un vasito. De postre, la deliciosa tarta de manzana, finísima, y otro postre a base de mascarpone, muy bueno también. Nosotros sí tuvimos la suerte de saborear el vino de Mallorca, superior. Y todo, con cafés y dos cervecitas de aperitivo, por 89 euros. En resumidas cuentas, un restaurante de calidad (¡y para nosotros, a dos pasos de casa!).

1 10 2007
eldoctorhache

Patata frita, quise decir…

1 10 2007
inthesity

Me alegro mucho de que lo disfrutaras Doc

17 10 2007
Elena "la mongui"

El mejor regalo que podía imaginar por el día de mi cumpleaños fué una cena en EDULIS. Con un ambiente perfecto, una atención excepcional y unos platos que quitan el sentido. Muchisimas GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

23 03 2008
JOSE CARLOS PEÑA

yo tambien probe el vino de mallorca muy bueno pero tiene vinos mejor . la comida buena el rissoto muy bueno la carne excelente y el pescado de primera y la magdalena de chocolate buena no superior . yo creo que volvere sin pensarlo