EL PRADO Y OTROS MUSEOS. DIOS LOS CRIA…

8 05 2007

 

Ayer por fin fuimos al Prado, entre otras cosas, a ver esa maravillosa ampliación, la de Moneo . Sade de más que modernas contemporáneas pixi-dixit: “Qué pereza! Moneo es aburrido… Pero me siento obligada (que no obrigada)”, pero bueno es un evento importante en la sity y al fin y al cabo Moneo es un Pritzker ¿lo cualo? Un Pritzker, hoy en día con la democratización del saber arquitectónico, gracias al poder mediático de los star-arquitects todo el mundo sabe que esa nombre impronunciable hace referencia al nobel de la arquitectura, y no hay que ser un gafapasta para no confundirlo con Pretzel -snack de origen alemán, con cierto significado religioso, que se puede comprar en el super como si fueran patatas fritas.

 

La puerta

 

Pero a lo que íbamos, el edificio. Por fuera, es Moneo en estado puro, del no evolucionado -ojo estéticamente, que ya veo a las hienas del saber con el dedo en la tecla para lanzarse a llamarme de todo menos bonito-, tiene su parte de ese ladrillo que viene usando desde que hizo el Bankinter, allá por el 1976 y esa loseta que le ha dado por usar ahora, y que ya hemos visto entre otros, en el Archivo General de Navarra (restauración del Palacio de los Reyes de Navarra), que aunque no igual, si muy muy parecida. Veredicto, por fuera Sade tenías razón es aburrido.

 

El hall

 

Por dentro, lo que se ve está mejor que por fuera, pero tampoco es para echar cohetes, algún toque de color, como el estucado rojo que usa en algunas paredes como homenaje a Pompeya, y las salas de exposiciones, que son lo mejor del edifico, el resto sigue siendo aburrido. Las salas son grandes, con un suelo de madera precioso y unas columnas descentradas, como si hubieran caído ahí por suerte, que le dan mucha gracia al espacio, sin olvidarnos de los bancos, estilo menos es más. Pero en cuanto te sales a los pasillos, los suelos son anodinos, los techos también, el claustro en fin, y el techo del claustro ya ni te cuento, mejor no mirar para arriba. Veredicto, Sade 2 Moneo 0.

 

Sala

 

Se echa mucho de menos al Moneo de Mérida, del Kursal, de la Maternidad de O´Donell, en fin ese que te sorprende y que esta vez se ha quedado en el armario.

 

Otro de los atractivos es la exposición de Thomas Struth, fotos de gente mirando cuadros en museos de mundo, que yo admiré, hasta que haciendo una foto de una de las salas, con gente, elementos arquitectónicos y las fotos al fondo, muy al fondo, me atacó una vigilanta:- no puede hacer la foto, las fotos tienen derechos de autor. Y yo: ¿comor? no estoy sacando las fotos. Y ella: – da igual no puede hacer la foto. Cabreo, no se quien da las ordenes en este mundo, me imagino que el museo, pero valientes mamarrachos ¿Cómo se les ocurre decirme que no saque fotos de unas fotos que están hecha en las mismas circunstancias que la que intento hacer yo? ¿Ha pagado el Sr. Struth dinero a todos los que salen en las fotos? porque está haciendo negocio a su costa y ¿Ha pagado el Prado su cannon a los que salen en las fotos? Tal y como están las cosas actualmente, del lado de la defensa a ultranza de los derechos de autor -es decir buitreo, rapiña y a facturar por todo-, si aplicamos estas teorías, todas las personas que aparecen en los cuadros tendrían derecho a cobrar un canon por cada persona que vea esas fotos, por cada libro que con su foto se preste en una biblioteca y por cada máquina fotocopiadora que se venda, ya que han participado en la creación, y no digamos en el resultado final, con su imagen. Si estiramos un poco más la cuerda diríase que cada uno de ellos es en si mimo una obra de arte. Y todo esto sin ponerme muy exhaustivo. ¿Hasta dónde vamos a tirar de la cuerda?. A todo esto hay que añadir que yo, no sólo no voy a hacer negocio con estas fotos, sino que además estas salas y estas obras, desde los pases para fotógrafos de la inauguración hasta hoy tienen más clicks encima y están más reproducidas que los discos de la Oreja en el top manta. Veredicto de la exposición, ME TIENEN HASTA LOS COJONES y se que suena soez, pero es real como la vida misma.

 

En la sala del nuevo Prado

 

El panorama general tampoco es muy alentador, a Tita Thyssen, le valió madres cortar de su patio tantos arboles como hiciera falta, con tal de hacer obra para albergar su colección y la de todos los Españoles- en tiempos sólo de su Heini-, pero ahora se manifiesta poniendo como escusa los pobres arbolitos del Paseo del Prado, cuando lo que de verdad le importa es que los carriles de tráfico pasan del lado de “su” museo (ver entrevista del País). Me juego un pulmón y el bazo a que si le ponen los coches al otro lado del paseo se calla como una muerta. Por otro lado el Prado se gasta el doble de lo presupuestado en una obra anodina en la que meter más exposiciones estrella para tener más colas, cuanto más grandes mejor, que los tiempos de espera en puerta es lo que va a aumentar su prestigio y reporta más y más negocio, tanto Tita, como al Prado como al resto. Mientras el vulgo populacho pagamos impuestos, entradas, canon por foto, por reproducción, compramos libros y el arte pasa a ser un negociazo, cuanto más mejor ¿Qué le diferencia de la especulación inmobiliaria? ¿Qué es cultura? Quizás, pero tan importante como la cultura es la vivienda por ejemplo. Al paso que va la burra, si hay que pagar por todo para lucro indiscriminado de algunos, ¿llegaremos a ver la cultura de protección oficial, en la que a algunos, para que puedan rapiñar a discreción, se les exija que dejen algunas de sus obras libres de derechos, para que las disfruten los no tan privilegiados y cosas por el estilo?… ¿Algo así como los museos gratis los sábados por la tarde? sólo los públicos claro.

 

El auditorio

 

En fin lo dejo aquí que ya estoy desbarrando, pero a estas alturas ya os podéis imaginar que puedo seguir ad infinitum….

 

Más fotos en mi flickr, como siempre

Advertisements

Actions

Information

6 responses

8 05 2007
reservoirblog

Buenísima la foto número cuatro de este post, en serio, me encanta.

Y lo de Tita es evidente, no se va a ir a gritar NO A LA TALA al Amazonas pongamos por caso, es muy poco ‘cul’.

8 05 2007
wise

Todavía no he ido pero ahora me apetece mucho más ir. Saludos.

8 05 2007
K

this theme blends in your beautiful photos. keep this.

8 05 2007
Sade

Uy! No pensé que me mediría tan pronto con Moneo… Aunque nunca dudé salir victoriosa. (ejem)
Digamos que sólo me voy a limitar a comentar tus fotos (que siempre son muy representativas), porque la vagancia se me echa encima al pensar en ir a ver la ampliación. Estoy de acuerdo en que el color rojo le da un toque, en que la madera del suelo es im-presionante, los bancos, las puertas…. Sí muy bien, pero eso no es más bien labor del decorador (o arquitecto de interiores)??? Entonces… a qué se ha dedicado Mr Moneo?, y… dónde ha metido al machote que fue capaz de poner un cubo “abstarcto” de luz en la burguesa bahía de San Sebastián?
Bah! Cría fama (gana un Pritzker) y échate a dormir (o a hacer perfectos y aburridos paños de ladrillo).

Y para las hienas, se puede ser correcto e interesante a la vez. Europa está plagada de ejemplos con intervenciones en casco antiguo.

9 05 2007
Mentolín

Lo que más me ha gustado de ir al nuevo prado es que en cuanto dije en el trabajo que había ido a verlo todo el mundo me preguntó por las colas de entrada horribles que había, y yo, todo ufano, contesté que ¿qué colas? Somos tan guays que hasta las colas evitamos, como era domingo y hacía buenísimo, todo el mundo que se había desplazado hasta el centro optó por cruzar la acera y tirarse en el retiro….vamos que vimos el temita más anchos que juantxo.
Por lo demás, coincido con inthe, el resultado es pobre, creo que sin ser necesarios los excesos de otros starchitects, “que distraen” a la par que traen muchos turistas, se podía haber hecho algo más original sin hacer un museo con cuernos, un museo pirámide invertida, un museo torre, un museo con forma de medusa, un museo con forma de coño y demás variantes que se puedan imaginar.

5 12 2007
Las siete maravillas de Madrid « INTHESITY

[…] La Gran Vía 2.- Museo del Prado 3.- Plaza Mayo 4.- El rastro 5.- El Templo de Debod 6.- La tapa de la caña 7.- Cibeles y su […]