A LAS CAÑAS, LA VERDADERA HISTORIA

5 03 2007

P1010499.JPG

Era mi primera cita a ciegas y lo peor, era una cita multitudinaria, para empezar a beber a las siete de la tarde ¡todaavía era de día!. Esto no podia salir bien. Si a todo esto le añades unas chapas (de las de adornar tu pechera, no seamos mal pensados) y la gorrita de chulapo, yo incluso diría que se mascaba la tragedia. Sin embargo no una vez más se hizo cierta esa máxima que dice: “cuanto hermana el alcohol, toma y las cocretas”.

Read the rest of this entry »