INTHESITY XXXIII-EN BUSCA DE LA VACA MILKA

20 02 2007

 

Estás un día en tu ducha, de diseño of course, y mientras te aplicas el excellence colorvive para cabellos rojios, de Loreal también of course, piensas ¿Porqué no me voy unos días a Suiza de vacaciones? ¿Y porqué si? Si Amanda la de Melrose lo worth it, yo también lo worth it, así empecé a comprender el verdadero aspecto práctico de los anuncios de la tele, y así es como llegué al país del Toblerone.

 

Nada más aterrizar corro al Mercadona, aquí Coop, de coperativa deduzco en otro de mis grandes momentos mi querido Watson, y el efecto es imediato, al primer mordisco de Toblerone y te zambulles de lleno en la verdadera idiosincrasia del país, se te cambia cara y empiezas a entender porqué son tan simpáticos, tan serviciales, porqué tienen esos mofletes o porqué a una tienda de material de esquí extremo le pueden llamar Heidi. Esta gente parradigma de la radicalidad, que tienen sorbido el melón con el rollete de la libertad, el no limits, el yo la montaña y la libertad la soledad y el más allá, el allí donde sólo llego yo con mi tabla, esta gente ¡¡pueden llamar a una tieinda Heidi!! imaginaros el logo, carita redonda, con sus pequitas en los cachetes, a mi el nombre me pegaba más para la franquicia de merchandising de Sonrisas y Lágrimas, pero bueno así son las dicotomías del Toblerone. Así que cada día me como uno, pa´integrarme más que nada y cada veinte minutos triangulillo al coleto. A modo de anecdota, mientras escribo esto ha venido un rubio, que aquí si que son naturales de verdad, y me ha pedido permiso para sentarse en mi mesa y en vez de mandarle a cascarla a Parla, bajo los efectos simpatizantes del Toblerone le he dicho a todo que sí. Pero el efecto no es total, porque llevo dos minutos de joflenjolfnenrent entre el y su pitiqui y ahora mismo lo que más me aptece ya es escupirles y ya pienso ¿porqué coño no se han ido a otra mesa si están casi todas vacías? Sin embargo ellos sonrien y sonrien todo el día, claro me llevan mogollón de Toblerones de ventaja, mi conclusión es que se dejan el sueldo en el dentista y claro hay que sacarles partido, así que hagas lo que hagas ellos dintes, dientes, que te pegas una pifia, dientes, que te pegas una superpifia, pues extra dientes.

 

Al principio dices que gente más maja, que vida más ideal, peor luego empieza a sacarte de quicio, ¡pero si los coches paran para que cruces hasta cuando no hay paso de cebra!. Al final piedes los nervios del todo y te detienen cuando llevaba ya media hora gritando en la cara de un suizo al que tenía agarrado de las solapas y al que no dejaba de agitar como si fuera un bote de espuma de afeitar, ni con sosegón se me pasaba el perrenque, que es que cuando me da racial.

 

A todo esto ¿y la vaca Milka? A esta me la encontré en el tuttifree del aeropuerto y me la compré claro venía llena de choclatinas, pero no hicieron el mismo efecto.

 

La vaca milka

 

escuchando: pappapapa papapapa baby dont forget my number papapapapap baby, de Milli Vanilli.


Actions

Information

6 responses

21 02 2007
reservoirblog

Y dime inthe, es cierto eso de que los suizosdan como saludo tres besos en lugar e dos o uno. Si es así, ¿dónde es el tercero? y pregunta obligada: ¿la lonja?

21 02 2007
inthesity

Lo de los besos lo ignoro completamente, a mi no me los dio nadie y la lonja, muy bien en el tramo tardoadolescente tipo snowbard pero pijo. En la disco de Zurich como casi siempre la buena lonja venía de sudamérica

21 02 2007
Mentolín

querida reservoir… tú siempre pensando en lonjas, pues ve a valencia, que hay una muy bonita de estilo gótico.

21 02 2007
CooL BoY

Y el moreno de la nieve, que tal el bronceado que te cogiste?Porque sólo nos cuentas que te zampaste Tobleroonee, mmmm, qué ganas me han entrado de comerme triangulitos! jaja! Besos !

21 02 2007
inthesity

es triste cool, pero no pillé moreno, primero porque ninguno se puso a tiro y segundo porque en febrero el sol no da, o vas a los rayos o res de nada.

21 02 2007
brixtatothepower

Sí, los suizos se dan tres besos al saludarse. Lo sé por una amiga mía.