OJALÁ

8 03 2006

San Andrés 1
logoMetro.gifTribunal 

Ojalá ya existía antes de llamarse Ojalá, pero estaba en la Plaza de la Paja y se llamaba La Musa de la Latina. Lo llevaba la misma gente, deban la misma comida y era igual de bonito. En la parte de abajo, tenía una barra y una mesa corrida para cenar, preciosas, el suelo era de arena, como ahora y nos jodía porque cerraban pronto, como ahora. Al final lo cerró el Ayutamiento por presiones de los vecinos. Eso al menos nos contó un hostelero de la plaza.

En el Ojalá se puede cenar, algunas veces, porque no reservan y suele esta reventado de gente. Si te apuntas en la lista de espera y eres paciente, por unos 20 euros picarás, ensaladas, sushi, tostas y parrilladas de verdura y de carnes, que suelen estar buenísimas. Todo esto en la parte de arriba, en una mesa como dios manda, y en un local bonito y cuidado, pero sin florituras. Como tiene que ser, poca pasta y buen gusto. En las paredes suelen proyectar películas clásicas, sin voz u otros vídeos, vaya Ud. a saber de que, de lo que toque. Entretiene, ilumina y al mismo tiempo decora. 

En la parte de abajo también se puede picar algo, pero es más incómoda. Yo la recomiendo más para tomar una copa. El suelo es de arena, con cojines y mesas bajas, para tumbarse y tomarse, es muy acogedor. Está iluminado con neones de colores y proyecciones en las paredes.

Dos cosas en contra de la musa, una ya la hemos dicho, cierran pronto, yo creo que a la 1.30 la parte de abajo y a las 2 la de arriba y lo peor, los camareros, que suelen estar bastante buenos, a veces sufren el síndrome del camarero-buenrollista, que consiste en hacer el enrollado más de lo desable y a mi aquí ya me ha pasado varias veces. Cuando empieza a manifestarse el síndrome ya no hay quien lo pare, lo más probable es que así como en plan buen rollo el camarero acabe decidiendo lo que quieres pedir, por mucho que te opongas o llamandote tacaño si no pides el vino de 20 euros que te propone y si te indignas, porque a esta alturas ya te cae muy muy mal, te llaman racio y antipático, así, sin cortarse, y mira, a mi que el camarero sea majo, cercano y de buen rollo me mola, pero si vienen con el sindrome camarero-buenrollista, ¡ya no eh!, ¡ya no!.

     

 

Advertisements

Actions

Information

4 responses

8 03 2006
reservoirblog

Doy mi apoyo, el sitio está bien, aunque si cenas, debes ir armado de paciencia porque tardan siglos en servir. Menuda vida social que lleváis!!!

19 05 2006
gachas

Totalmente de acuerdo con vd. respecto al buenrollismo camareril. ¡Combatamos esa lacra! ¡Seamos bordes con ellos!

28 07 2006
José Manuel

De acuerdo en todo. Ideal para llevar a la pareja, o a la que puede llegar a serlo. Diferente, original y acogedor. Buen gusto.

9 05 2007
CONHACHE « INTHESITY

[…] es una alternativa perfecta para uno de esos días en que te acercas al Ojalá a cenar y está petado. Aquí casi siempre hay […]